EDUCACION Y PANDEMIA: EL ROSTRO DE LA DESIGUALDAD

Por Lic.: Patricia Nuñez *

Durante todo el año 2020 dijimos que la pandemia puso en evidencia las profundas desigualdades educativas en el territorio provincial. Se conocía que, la infraestructura en materia de conectividad, dejaba sin acceso a internet a casi el 40,7 % de los estudiantes, es decir que 4 de cada 10 niños santiagueños se vieron imposibilitados de educarse a través de la virtualidad.

¿Qué fue de esos niños? ¿Cómo estudiaron? ¿Qué pudieron aprender y qué no?

La tarea docente, en su gran mayoría, fue titánica porque acudieron numerosas estrategias para mantenerse vinculados a sus estudiantes. Sin embargo, la condición individual y del contexto socio-familiar, de numerosos estudiantes llegó a superar el deseo de los docentes y las estrategias utilizadas.

Gran parte de la educación rural del país se encuentra en Santiago del Estero según datos proporcionados por el Observatorio Argentino por la Educación. El dato nos interpela y hace que nos preguntemos si, ¿las escuelas rurales tienen la infraestructura necesaria para sostener la educación virtual o a distancia?

Para muestra nos basta una. Conocemos que la escuela de Villa Guasayan N° 7 República de El Salvador, que ofrece educación en los tres niveles obligatorios: inicial, primario y secundario, no tiene acceso a internet y que en el pueblo tampoco hay. Padres y docentes hicieron malabares con los datos móviles que utilizaron para la conexión de WhatsApp y la descarga de archivos.

Investigamos sobre la conectividad en la región. Datos del ENACOM indican que dentro del departamento Guasayan, la localidad de San Pedro de Guasayan y Lavalle, poseen acceso a internet, mientras que Villa Guasayan, donde se asienta una importante escuela, no posee. Existe lo que se llama Internet Satelital que es un servicio de acceso a Internet destinado a cubrir necesidades de conexión en sitios remotos, por medio de tecnología satelital de última generación. Esta solución posee cobertura nacional, permitiendo incorporar sitios con demanda de velocidades de hasta 512 kbps.

Y entonces nos surge otra pregunta, ¿Qué espera el Gobierno de la Provincia para contratar esta infraestructura de conectividad para todo el pueblo de Villa Guasyán?

Seguir negando la realidad de alta vulneración del derecho a la educación en nuestra provincia y en todo el país no ayuda. El problema existe y desde hace décadas. Hay que enfrentarlo, aceptarlo y buscar la solución. Sin educación no hay desarrollo y salida de la pobreza.

El ejemplo de la escuela N°7 de Villa Guasayan es ejemplificador para mostrar que una infraestructura edilicia no garantiza, por sí sola, calidad educativa en pleno Siglo XXI. El desafío de la educación postmoderna demanda la enseñanza de nuevas competencias, como las tecnológicas y, para ello las escuelas deben estar dotadas de recursos como señal de telefonía, conectividad a internet, capacitación docente.

La educación es un derecho esencial para los tiempos de pandemia y post pandemia. Las aulas deben estar abiertas y las clases presenciales deben volver, bajo protocolos que se puedan cumplir y en este sentido, la responsabilidad primera es del Gobierno. Tuvieron un año para preparase.

La licenciada Nuñez es Diputada Provincial

Entradas relacionadas

Deja un comentario