EL PAIS QUE NO MIRAMOS Y NO DEBEMOS OLVIDAR PARA NO REPETIR

Esta carta fue publicada por el diario La Nacion y fue recogida por otros medios convencionales y portales web con gran eco en las redes sociales

A 32 años del criminal ataque contra la sociedad argentina, materializado en el asalto a los cuarteles de La Tablada, perpetrado por la organización terrorista Movimiento Todos por la Patria (Ejército Revolucionario del Pueblo), el 23 de enero de 1989, todo hace presumir que no merecerá el menor recuerdo, ni homenaje, por parte de quienes deberían tener la responsabilidad de mantener viva la memoria de aquellos que regaron con su sangre el suelo patrio. Hoy vemos con espanto cómo miembros de las organizaciones terroristas que ensangrentaron nuestra Patria han sido indemnizados y homenajeados y ocupan cargos en los diferentes poderes del Estado, reivindicándolos, poco menos que como héroes nacionales. Se invisibiliza a los miles de argentinos secuestrados, mutilados, torturados y asesinados por supuestos «jóvenes idealistas» y se persigue judicialmente a quienes, a riesgo de sus vidas y las de sus familias, defendieron la libertad que, hasta hace poco tiempo, disfrutaban todos los argentinos. Como hace tiempo que no se escuchan voces oficiales ofrendando el justo y necesario homenaje a los caídos en defensa de Dios, de la Patria, la familia y las instituciones republicanas, quiero manifestar mi gratitud a todos los que me salvaron la vida: a quienes me rescataron de la Guardia del Regimiento 3; al suboficial de la Policía Bonaerense que impidió que me desangrara y no me abandonó, siquiera, cuando los terroristas arrojaron un lanzagranadas RPG 7 contra la ambulancia que me trasladaba; al piloto del helicóptero que me evacuó; al Hospital Churruca y a todos los profesionales de la salud que lograron que hoy siga vivo (médicos, odontólogos, enfermeras, enfermeros, terapistas, laboratoristas y demás especialistas y personas que me ayudaron) y rendir tributo a quienes murieron por nosotros y por nuestra Patria. Soldados conscriptos Domingo Julio Grillo, Héctor Cardozo, Roberto Tadeo Taddia, Leonardo Martín Díaz; teniente coronel Horacio Fernández Cutiellos; teniente primero Ricardo Alberto Rolón; suboficial principal Ricardo Raúl Esquivel; sargento primero Ramón Wladimirio Orue; sargento José Gustavo Albornoz, del Ejército Argentino, y comisario inspector Emilio García y sargento primero José Manuel Soria, de la policía de la provincia de Buenos Aires, gracias por el ejemplo que nos dieron, gracias por defendernos, gracias por haber dado todo, sin pedir nada a cambio. Somos muchos los que no los olvidamos.
Emilio Guillermo NanI

Carta del teniente coronel Guillermo Nani, publicada en La Nación.

Entradas relacionadas

Deja un comentario