Libertad de Expresión, Fútbol y Discriminación.

Por: JOSÉ EMILIO JOZAMI DELIBASICH

La libertad de expresión es un claro Derecho fundamental. Nos pertenece a todos los ciudadanos del mundo como la no discriminación por cuestiones de raza, género, color, nacionalidad.

El último día del olvidable 2020, el jugador uruguayo del Manchester United  Edison Cavani fue sancionado con 3 fechas de suspensión y más de 100 mil dólares por agradecer en Instagram a un fan y decirle “Gracias Negrito”, en retribución a su saludo por la victoria de su equipo.

Quienes abordamos los DDHH discutimos aun si existen  Derechos absolutos o no. Hay quienes pensamos que el Derecho a vivir, a nacer a no ser torturados son derechos que no tienen discusión alguna, mientras otros entienden que no es así y que los límites y condiciones están presentes en todos los derechos.

La libertad de expresión es un claro Derecho fundamental. Nos pertenece a todos los ciudadanos del mundo como la no discriminación por cuestiones de raza, género, color, nacionalidad.

Las costumbres que tanto valoran los ingleses, sobre todo, en su sistema jurídico del COMMON LAW, es un elemento esencial para atender en este caso. En Sudamérica,  es muy común el uso de ciertos vocablos para expresar situaciones, o cosas que en otros países son interpretados de una manera muy distinta. Así se ha criticado a los argentinos por decir “bárbaro” cuando algo nos agrada o nos gusta o llamar por un insulto a su madre cuando se manifiesta aprecio y confianza con alguien. Usar el diminutivo y el termino negro, hermano, amigo, campeón, maestro o muchas veces -entre parejas- el uso de “gordo” o “flaco” significa el afecto transmitido entre personas cercanas. Pero claro, no es obligación que esas costumbres propias de una región sean conocidas por el mundo.

Es importante remarcar, en estos casos, los tonos que se emplean y las formas de expresión para que se pueda interpretar como una agresión o una discriminación hacia otra persona.

Lo curioso es que en estos sucesos, en ese mismo país, la siempre destacada justicia inglesa se ha manifestado en otro sentido en acontecimientos peores, en los que claramente se observaron hechos discriminatorios.

En el capítulo, sobre Delitos Deportivos -del libro “Transferencia de la justicia penal ordinaria en el proceso de autonomía de CABA”- cito el caso del ex capitán inglés John Terry y ex capitán del Chelsea cuando en el juego entre el QPR Y el Chelsea -23 de Octubre del 2011- le dijo a su rival Antón Ferdinand (Fucking black cunt) “…jodido negro de Mierda…”.

En el mismo artículo, refiero el lamentable  hecho que en octubre del 2010 en un partido jugado, en Argentina, en la cancha de Independiente entre el local y Boca Juniors. Los fans del primero arrojaron al campo de juego -cuando ingresaba Boca- masas conocidas como “bolas de fraile” y paragüitas de chocolate queriendo identificar –a la hinchada de Boca- de manera despectiva con hermanos de países limítrofes. Este caso que mostro un desagradable acto de xenofobia fue llevado a la justicia argentina. Lo triste es que en estos dos casos no hubo condenas.

Los jueces entendieron que no fue fácil probar. El Juez Federal argentino que tomo dicha responsabilidad consideró que esos hechos y los gritos de la hinchada de Independiente no provocaban una ruptura de las garantías otorgadas por la Constitución Nacional. En tanto, el juez ingles entendió que los dichos del capitán Terry fueron en calidad de desafío y no de insulto.

Justicia dónde estás?  Nos preguntamos en ese momento. Claro! esto sucedió hace una década atrás y el mundo ha evolucionado.

Como dato anecdótico, el tribunal de  disciplina del futbol argentino amnistió a todos los jugadores suspendidos, excepto a González –actual jugador del Club Mitre- quien jugando para el club Chicago hizo muestras antisemitas en contra de la parcialidad del club Atlanta –entidad identificada con la comunidad judía-.

El jugador había hecho gestos discriminatorios por lo que recibió la sanción de 11 fechas de suspensión y no fue amnistiado por tratarse de un hecho violatorio a los DDHH.

Es destacable la preocupación de FIFA por esta temática en los últimos tiempos, persiguiendo y castigando duramente los verdaderos hechos de discriminación. Por ello siempre apelo, como ex juez, a quienes imparten justicia a que deban tener esa esencial cuota de Sentido Común (el más común de los sentidos), y saber ponderar entre la letra fría de la norma y el valor de su espíritu como otro elemento importantes para obtener un fallo justo y equitativo.

El caso Cavani creo, se encuentra en los que se abusa de la interpretación estricta del Derecho positivo; justo en el país  padre del Derecho consuetudinario y en donde se apuesta con genios como Radbruch a la amplia interpretación -sobre todo si lo vinculamos al mundo del deporte donde reinan las relaciones y las buenas costumbres casi siempre-.

Esta es otra manifestación de la aceptación que el Deporte es verdaderamente un DDHH, incorporado a los derechos económicos sociales y culturales. Su violación debe der castigada como también resaltar contextos circunstancias y particularidades de los juegos a la hora de juzgar y llegar a un fallo o mejor aun buscando alternativas de soluciones en la Negociación o Mediación para llegar a la paz en el Deporte.

(El presente articulo es publicado con la autorizacion de su autor y su Portal iusport.com a quienes entrelineas.press agradece la gentileza).

El autor es Abogado por la Universidad Nacional de Córdoba –Argentina-

Miembro del Tribunal de Disciplina de A.F.A ( Asoc. Futbol Argentino). jozamijose@gmail.com

Entradas relacionadas

Deja un comentario