EL CANTARO ROTO

Por Fernando Barrionuevo

El autor reflexiona en una prosa sensible sin rodeos o eufemismos. Un episodio de la realidad expresada sin sutilezas pero con una sensibilidad cercana al dramatismo de la hora.


Despues de 153 dias sin cortarme el pelo.
Despues de 146 dias de cuarentena.
Despues de estar horas y horas en vilo esperando un resultado que promedie la vida por sobre la muerte, la salud sobre la enfermedad.
Despues de acatar cuanta ocurrencia disparatada se puso a condicionar y hacer de la anormalidad una nueva normalidad.
Despues y despues y despues más despues y un ministro anuncia que los muertos no son los muertos reales ni totales .
Despues de ver a diario a los periodistas en la tv poniendo cara de circunstancia para dar a la sociedad una cifra indiscutible por su origen que ya no es verdadera.
Y entre todos los despueces anuncian un final con vacuna pero no para mañana sino para despues.
Relumbra el aire y el mediodía pero no veo el sol.
Y presencia en presencia todo se me transparenta, pero no veo el sol.
Perdido en las transparencias voy de reflejo a fulgor, pero no veo el sol.
Y él en la luz se desnuda y a cada esplendor pregunta, tanto va el cántaro a la fuente que al final… no veo el sol.

Entradas relacionadas

Deja un comentario