DESVARIOS DE LA LARGA CUARENTENA

En el contexto de esta locura pandemica y cuarentenica, muchos tratamos de sobrevivir a como de lugar. A pesar de ello hay quienes no pudieron evitar el desvarío que en lo emocional produce el contagio. Ayer observaba uno de esos casos. En un generoso espacio y a toda fotografia, una cronica presentaba a un señor que, como unico merito, exhibia el hecho de haber sido inyectado de prueba con la tan promocionada vacuna de Oxford. Tal vez podría haber sido una nota de color pòrque no daba para mas. Sin embargo le permitieron que con todo desparpajo este hombre se despachara como un cientifico asegurando que la vacuna «funciona perfectamente»; instando a «a no tenerle miedo, porque ya se sabe que las vacunas son efectivas, que no van a tener ningún tipo de daño colateral y que nos va a servir para salir pronto de esta pandemia que estamos todos metidos»; tampoco se privó de nada y afirmó: «el ensayo que se hace aquí en Sudáfrica, lo que busca estrictamente es (saber) que la vacuna no causa ningún efecto secundario, ningún daño a los vacunados y ya estamos en la Fase 3, que es la última fase previo a la aprobación». Increible. Por un lado tal vez un caso de candidez periodistica y por el otro la desverguenza de un señor disfrazado (porque en Sudafrica seguro no viste asi), de doma y folklore.

Entradas relacionadas

Deja un comentario