EN VERDAD, SEGUIMOS SIENDO HIJOS DEL RIGOR ?

Ocurrió en un negocio de Jujuy y Perú. En realidad es un hecho minimo pero en escencia demuestra cuan incorporada está la trampa y el engaño en muchos ordenes de nuestra vida social. Les cuento. Despues de aguardar algunos minutos mi turno, un agente me concede el ingreso al comercio y rocia mis manos con alcohol. En una suerte de inocente broma levanto mi barbijo y con un gesto le indico que tambien el liquido fuera vertido en mi boca. -No, no sirve, tiene mas agua que alcohol- fue la…

Leer más